LAS NUEVAS TORRIJAS, DE AVENA Y STEVIA

torrijas-con-leche-de-avena-y-stevia

LAS NUEVAS TORRIJAS, DE AVENA Y STEVIA

Más de una abuela puede decir que esto no son torrijas de las de antes, las de verdad… Y desde luego, las de siempre no son, es cierto.

En un mundo de transgénicos, acidulantes y conservantes, son muchos los que optan por una alimentación como “la de antes” pero la de mucho antes… cuando las manzanas tenían gusanos, no eran tan brillantes y los tomates sabían a tomate aunque venían con algo de tierra del campo.

Añadimos ahora a esa población creciente de alérgicos al gluten, la lactosa, los frutos secos… ¿Por qué hace unos años no había tantas intolerancias a los alimentos? A nuestras abuelas no se les hinchaba el vientre a media tarde, no tenían la celulitis que tienen los bebés ahora y bebían la leche de sus vacas, sin mayor problema.

Si te gusta seguir las tradiciones culinarias pero quieres adaptarlas a tus necesidades digestivas y tu filosofía de vida, hoy te ofrecemos esta receta original y saludable.

Simplemente sustituiremos el plan blanco por pan integral, el azúcar por hojas del edulcorante natural que es la stevia y la leche de vaca por leche de avena, rica en Beta-clucano (fibra soluble) y perfecta para aquellas personas que deben vigilar su colesterol. Igualmente, la leche de avena es rica en vitamina B, ideal para calmar y fortalecer los nervios. Eso sí, atentos los alérgicos al gluten porque la avena es un cereal que contiene gluten!

En cuanto al pan, ya sabemos que el integral es mucho más nutritivo que el blanco y que sus beneficios para nuestro organismo son mucho mayores al contener más ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales y proteínas.

Necesitarás los siguientes ingredientes:

Una barra de pan integral del día anterior
Una naranja
Un limón
Medio litro de leche de avena (sin azúcar)
3 Cucharadas de hojas secas de stevia
4 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
Una rama de canela

Y seguir los siguientes pasos:

Lava las cáscaras de la naranja y el limón (si no son ecológicos puedes desinfectarlos con vinagre y bicarbonato). Pela ambos y reserva.

Pon medio litro de leche de avena a fuego máximo. Una vez empiece a hervir, baja el fuego al mínimo e introduce una rama de canela, media cáscara de limón y media cáscara de la naranja, y deja cocinar durante 15 minutos a fuego bajo. Después, retira de la leche la rama de canela y las cáscaras del limón y de naranja y viértela en otra olla con un colador encajado con 3 cucharadas de hojas secas de stevia. Dejaremos infusionar durante 20 minutos.

Retira el colador con la stevia y deja enfriar la leche de avena.

Corta la barra de pan integral en rebanadas de 3 centímetros. Colócalas en un recipiente grande y vierte la leche. Deben quedar bien empapadas por lo que puedes “hundirlas” ayudándote de una cuchara de madera. A continuación deja reposar en la nevera durante media hora. Después, dales la vuelta y deja reposar otra media hora.

Retira entonctorrijas-con-leche-de-avena-y-steviaes el exceso de leche de las rebanadas de pan en un escurridor.

Bate dos huevos en un bol y reboza las torrijas en el huevo batido.

Calienta la sartén con 4 cucharadas de AOVE y cuando esté caliente, marca las rebanadas por ambos lados y también por los bordes, para que queden más crujientes. Coloca las torrijas sobre un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y reserva.

Por último, coloca las torrijas en un plato y procura no comértelas todas de golpe! Disfrútalas!!

Sin comentarios

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.